martes, agosto 30, 2005

Colombia y Afganistán: Esas extrañas coincidencias


10 de marzo del 2002
Antonio Loaysa
ALTERCOM

www.rebelion.org

Parece que los aviones, pájaros de acero como decían nuestros indígenas en años recientes, son los detonantes de la muerte en este siglo de la oscuridad, recién inaugurado.

Fueron 4 ¿o cinco? aviones los que le dieron el pretexto al dueño del planeta para iniciar su masturbación de violencia, llamada guerra, contra el pueblo de Afganistán. Fue un avión de "Aires" el que ha dado paso para iniciar el ataque contra el territorio colombiano.

Allá como acá, en la cercana Colombia, hizo su aparición la bandera de tiras y estrellas inmediatamente empezado el bombardeo, así nos los dejó ver el noticiero de la CBS la noche de ayer. Allá lograron que la Alianza del Norte les abra camino, acá mandaron en primera instancia al ejército regular, muy bien apertrechado y apoyado desde la Base de Tres Esquinas, para que les despeje la zona. Después, posiblemente le seguirán los paramilitares para realizar el trabajo "sucio", el de la limpieza ideológica entre la población civil.

No son gratuitas las declaraciones realizadas el 3 de Enero por Carlos Castaño, líder de las llamadas Autodefensas Unidas de Colombia cuando decía:" La guerra en Colombia se acerca a su fin por una razón: Estados Unidos no tolerará más ese tipo de conflicto, el único en Latinoamérica que potencia el terrorismo nacional e internacional"... "habrá sorpresas para las FARC".

Allá en Afganistán se preparó la conciencia del público previamente al igual que acá: fueron las mujeres y los niños las víctimas principales de la situación. Allá nos mostraban la segregación y consecuente trato brutal al que estaban expuestas por el fundamentalismo instaurado y sostenido por los propios Estados Unidos en un comienzo; acá nos decían que eran reclutadas a la fuerza para ser esclavas sexuales (siempre me cuestionó esa afirmación cuando a la par que la hacía nos enseñaban fotos de las mujeres sonrientes y hasta desafiantes y con una arma al brazo).

En Afganistán y en Colombia fue necesario buscar motivos para que el calificativo de "terroristas" calce en cada organización. El problema es que en Colombia, el presidente justifica este adjetivo con fotos de carreteras, puentes y centros de acopio comunal construidos por la FARC y las comunidades de los municipios para el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de esos municipios como lo comprobaron los cientos de periodistas que visitaron la zona desmilitarizada durante estos tres años y cuyos reportajes recorrieron el mundo.

Allá nos decían que se traficaba con heroína, acá con cocaína. No se qué dijeron sobre el asunto los Talibanes; acá las FARC-EP dice en su último comunicado que:"se nos responsabiliza de vínculos con el narcotráfico cuando el país y la comunidad internacional conocieron en eventos como la audiencia pública internacional sobre cultivos ilícitos y medio ambiente y en discusiones de la mesa, que dichos cultivos pertenecen a los campesinos pobres quienes, olvidados históricamente por el Estado, han tenido que recurrir a esta práctica como medio de subsistencia. Deliberadamente se ignora la propuesta hecha por las FARC-EP sobre sustitución de cultivos ilícitos presentada en la audiencia internacional".

Y siguen las coincidencias, mientras bombardean arrojan volantes alentando a la deserción. El diario la Jornada de México nos cuenta en la edición del viernes 22 de febrero que junto a las bombas caen papelitos que dicen "bienvenidos a la libertad" dedicados a los guerrilleros.

Pero tanto allá como en Colombia, el fondo del ataque tiene color negro. Abrir un callejón para extraer el petróleo en Oriente Medio y extraer tranquilamente el petróleo del suelo colombiano. Vale la pena recordar las declaraciones de Ann Paterson, embajadora estadounidense en Colombia cuando dijo que ha solicitado al Congreso Norteamericano la aprobación de 98 millones de dólares para la Brigada XVIII con el fin de "defender los intereses de los Estados Unidos en Colombia" en clara alusión a la protección que debe entregarse al oleoducto Caño Limón-Coveñas, convirtiendo a las Fuerzas Armadas de ese país en guardias privadas al servicio de la OXY.

Allá está Pakistán cediendo soberanía, acá está Ecuador entregando parte de su territorio en la base de Manta al gobierno estadounidense. Allá están gobiernos "terroristas" a los que también atacará Estados Unidos, según los dijo el presidente Bush; acá esta Venezuela con Chávez a la cabeza, al que muy pronto, sino dan resultados las estrategias desestabilizadoras impulsadas desde el norte, también se lo declarará enemigo de los Estados Unidos. Vale la pena recordar a Tenet, director de la CIA que, "coincidencialmente", un día antes de la rebelión del Coronel Soto, dijo en su alocución ante el Congreso Norteamericano que: "estoy particularmente preocupado por Venezuela, nuestro tercer proveedor de petróleo. La insatisfacción doméstica con la revolución bolivariana del Presidente Chávez está creciendo y la atmósfera de crisis probablemente va a empeorar…"

Similares estrategias para desatar los conflictos pero opositores diametralmente distintos. En Afganistán está Al-Qaeda, ejército mercenario formado por los propios Estados Unidos para luchar contra un gobierno progresista que pretendía instaurarse en ese país. En Colombia están las FARC que tienen 40 años en la montaña y 3 de diálogo sostenido, con propuestas, con ideología definida como lo ha dicho varias veces el embajador francés Parfait, y con voluntad de arreglar el conflicto a través de la negociación, como lo dijo James Lemoyne, representante de Naciones Unidas, luchando contra un Estado al que las propias Naciones Unidas le ha llamado la atención por las continuas violaciones a los Derechos Humanos.

Allá no pueden terminar su guerra: "Será larga" dijo algún vocero estadounidense. Acá será más larga. Y es que el contexto geopolítico que rodea a Colombia está agitado. Desde Argentina suben las protestas, el hambre instaurada por el fracaso del modelo neoliberal se hace presente y agita a los pueblos. De hecho ya comenzaron a llegar correos electrónicos con la leyenda "Yankee no te olvides de Vietnam, en Colombia resiste América"; la corrupción arrasa con la credibilidad, la llamada posibilidad de gobernabilidad y también la paciencia. No se salva ningún país. Todos están asfixiados por la deuda externa, todos alzan a ver al norte y el imperio tambalea en esta parte que constituye estratégicamente su retaguardia.

Será posible entonces que no nos demos cuenta y sigamos repitiendo el "guión" entregado desde los Estados Unidos sin entender que estamos comenzando el tiempo de sangre y horror, ahora, en esta América nuestra. Que las voces no acallen, que el miedo no paralice, que la vida triunfe.

Esas extrañas coincidencias deben servirnos para iluminar nuestro camino.

2 Comments:

At viernes, septiembre 30, 2005 1:22:00 p. m., Blogger DieGoth said...

Me agrada saber que nadie se molesta en leer esta bazofia de ignorantes.

 
At domingo, octubre 02, 2005 9:09:00 p. m., Anonymous Anónimo said...

ATENCIÓN... 9 CIVILES ATACADOS POR LAS FARC.
Villavicencio, 2 de octubre: A esta hora son atendidos en el hospital de San Juan de Arama, departamento del Meta, 9 campesinos raspachines de coca que fueron atacados por las FARC. Los campesinos estaban desarmados y recibieron los disparos por negarse a entregar la cosecha de hoja de coca a los guerrilleros.
Que viva la revolución contra el campesinado pobre... que vivan las FARC, Frenéticos Asesinos, Rateros y Cocaleros de Colombia.
APRENDAN... ASÍ SE HACE LA REVOLUCIÓN: MATANDO CIVILES DESARMADOS... muy valientes.

 

Publicar un comentario

<< Home