viernes, octubre 14, 2005

Reflexiones

"Ahí cae la lluvia, viene viene el sufrimiento
pero si la lluvia pasa, cuándo pasa el sufrimiento
cuándo viene la esperanza". Alí Primera

Son un poco más de las 12 de la noche y comienza a caer una lluvia torrencial, por supuesto, ahorita estoy tranquilo en mi apartamento y pudiera pensar en que linda suenan las gotas al caer en el suelo, que fresco se pone el ambiente y que relajante es la situación en fin, ese contacto directo con la naturaleza que representa el contacto con el agua que recién cae del cielo, recién nacida, recién del final del ciclo del agua, y también nos puede poner a pensar en qué perfecta es la ciencia al estudiar cómo funciona la naturaleza, y que nos debería servir para preservarla y así nuestro planeta viva por muchos años.

Todo muy bonito, hasta que sale el fantasma llamado conciencia, y me hace recordar al 16 de diciembre de 1999, a los carnavales de 2005, incluso a lo que ocurrió en New Orleans, en el Salvador y muchos lugares más del mundo. La gente que vive en los barrios, en lugares de peligro extremo, que luego de "La tragedia de Vargas" viven atemorizados porque la lluvia pueda llevarse lo poco que han podido tener en la vida, y no precisamente por flojos como dicen algunos 3 desadaptados por ahí.

Y con justa razón, porque de verdad es peligroso, la lluvia hace que naturalmente cedan los terrenos y ocurran tragedias, es en eso en lo que en estos momentos pienso, y no me quedo ahí. También pienso en cuál es la causa más allá de la irresponsabilidad que representa montar una casa ahí, también pienso en causas sociales e históricas, en cómo el modelo capitalista mundial ha obligado a que la gente se mude a la zonas industriales, que ya de por si congestionadas, se ubican en los llamados "cinturones de miseria", en cerros inestables o en terrenos como en Vargas, en los cuáles siempre que llueva de más caerá ahí todos los materiales que vengan del cerro el Avila. Pienso que si viviéramos en un mundo más justo, dónde hubiese más inversión en los social que en lo meramente económico, donde no surga solamente uno de cada cuatro venezolanos a través del egoísmo, sino que todos tengan los mismos derechos y oportunidades de hacerlo, creo que muchas de estas condiciones cambiarían, y el hombre no se vería en la cruel necesidad de retar a la naturaleza constantemente.

Estas palabras no tienen el interés de hacer ningún aporte teórico a nada, sino de llamar a la reflexión acerca de nuestro mundo hoy y ciertamente llamar a la participación directa y protagónica de cada persona de este país y del mundo en lo que respecta a buscar las vías alternativas a este sistema que como va, nos llevará definitivamente al fin de la vida en no más de un siglo, pensemos en desarrollo sustentable, no en desarrollo económico, la conciencia es lo primero que debemos desarrollar y eso logrará la sostenibilidad del mundo en un futuro para nada lejano, porque el mismo lleva millones de años donde cien no significan nada.

Analicen en vez de insultar es lo que es.

9 Comments:

At viernes, octubre 14, 2005 9:36:00 a. m., Anonymous Anónimo said...

Clarisimo que me doy perfecta cuenta de lo que hago al usar el sagrado nombre para muchos venezolanos,que usan ese sincretismo religioso,quien no tiene la suficiente agudeza mental para percatarse de ello es usted,irrespeta gratuitamente a los colombianos,con sus infantiles patanerias ,muestras de inmadurez e irresponsabilidad.

Muestra un amor casi homosexual por los guerrilleros,ese aspecto, poco importa ,esas tendencias son muy personales,solo a usted compete analizarlas, en lo que no tiene derecho es a faltarle al respeto a quienes nada le han hecho.

Luce como un mocoso,patan e irreverente,hace muy mal uso de un medio como este, es joven, dediquese con seriedad a tratar a los demas y tratar de ser al menos interesante, es mejor tener amigos, que personas que lo rechacen por su condicion de patan.

Con todo mi respeto por

Maria Lionza

No se si tenga el suficiente caracter para aceptar este mensaje,le queda tan facil borrarlo...

 
At viernes, octubre 14, 2005 11:29:00 a. m., Anonymous Anónimo said...

AL BORRAR ESTE COMENTARIO NO ESTARAS MAS QUE DANDOME LA RAZON:

NO SE PUEDE TAPAR EL SOL CON UN DEDO!!!!! o si?, no creas que el borrar los comentarios que la gente te hace te hace mas digno o mas popular, no haces mas que imitar la actitud del gobierno, queriendo ignorar a los miles de millones de personas que lo adversan, lamento sigas los pasos de este mal gobierno,que tiene una venda sobre los ojos de muchos venezolanos como tu, el borrar comentario solo demuestra que ves solamente lo que quieres ver, eres entonces un hipocrita al decir que quieres debatir y que patria o muerte por tu causa, MENTIRA!!!!!, eres simplemente un fanatico inmaduro que no puede defender lo que cree, mas que con agresiones (LA VIOLENCIA GENERA MAS VIOLENCIA), es por eso que te he dicho que te eches un paseito por blogs mas serios, a ver si aprendes alguito, das lastimas tu y tus pobres pensamientos prestados!!!!!.....NO IMPORTA QUE BORRES ESTE COMENTARIO, TOTAL NO SERIA UN ACTO MAS DIGNO DE TI,PURA COBARDIA!!!!!!

 
At viernes, octubre 14, 2005 11:45:00 a. m., Blogger El Veneco said...

lo dejo porque no hay insultos sin sentido, sino un punto de vista, equivocado por cierto, de la situación, seguro eres el cuarto escualido, ya tengo a los 4 detectados jejee

 
At viernes, octubre 14, 2005 8:38:00 p. m., Anonymous Enrique Krauze said...

Decálogo del populismo iberoamericano

El populismo en Iberoamérica ha adoptado una desconcertante amalgama de posturas ideológicas. Izquierdas y derechas podrían reivindicar para sí la paternidad del populismo, todas al conjuro de la palabra mágica: "pueblo". Populista quintaesencial fue el general Juan Domingo Perón, quien había atestiguado directamente el ascenso del fascismo italiano y admiraba a Mussolini al grado de querer "erigirle un monumento en cada esquina". Populista posmoderno es el comandante Hugo Chávez, quien venera a Castro hasta buscar convertir a Venezuela en una colonia experimental del "nuevo socialismo". Los extremos se tocan, son cara y cruz de un mismo fenómeno político cuya caracterización, por tanto, no debe intentarse por la vía de su contenido ideológico, sino de su funcionamiento. Propongo 10 rasgos específicos.

1) El populismo exalta al líder carismático. No hay populismo sin la figura del hombre providencial que resolverá, de una buena vez y para siempre, los problemas del pueblo. "La entrega al carisma del profeta, del caudillo en la guerra o del gran demagogo", recuerda Max Weber, "no ocurre porque lo mande la costumbre o la norma legal, sino porque los hombres creen en él. Y él mismo, si no es un mezquino advenedizo efímero y presuntuoso, 'vive para su obra'. Pero es a su persona y a sus cualidades a las que se entrega el discipulado, el séquito, el partido".

2) El populista no sólo usa y abusa de la palabra: se apodera de ella. La palabra es el vehículo específico de su carisma. El populista se siente el intérprete supremo de la verdad general y también la agencia de noticias del pueblo. Habla con el público de manera constante, atiza sus pasiones, "alumbra el camino", y hace todo ello sin limitaciones ni intermediarios. Weber apunta que el caudillaje político surge primero en los Estado-ciudad del Mediterráneo en la figura del "demagogo". Aristóteles (Política, V) sostiene que la demagogia es la causa principal de "las revoluciones en las democracias" y advierte una convergencia entre el poder militar y el poder de la retórica que parece una prefiguración de Perón y Chávez: "En los tiempos antiguos, cuando el demagogo era también general, la democracia se transformaba en tiranía; la mayoría de los antiguos tiranos fueron demagogos". Más tarde se desarrolló la habilidad retórica y llegó la hora de los demagogos puros: "Ahora quienes dirigen al pueblo son los que saben hablar". Hace veinticinco siglos esa distorsión de la verdad pública (tan lejana a la democracia como la sofística de la filosofía) se desplegaba en el Ágora real; en el siglo XX lo hace en el Ágora virtual de las ondas sonoras y visuales: de Mussolini (y de Goebbels) Perón aprendió la importancia política de la radio, que Evita y él utilizarían para hipnotizar a las masas. Chávez, por su parte, ha superado a su mentor Castro en utilizar hasta el paroxismo la oratoria televisiva.

3) El populismo fabrica la verdad. Los populistas llevan hasta sus últimas consecuencias el proverbio latino "Vox populi, Vox dei". Pero como Dios no se manifiesta todos los días y el pueblo no tiene una sola voz, el gobierno "popular" interpreta la voz del pueblo, eleva esa versión al rango de verdad oficial, y sueña con decretar la verdad única. Como es natural, los populistas abominan de la libertad de expresión. Confunden la crítica con la enemistad militante, por eso buscan desprestigiarla, controlarla, acallarla. En la Argentina peronista, los diarios oficiales y nacionalistas -incluido un órgano nazi- contaban con generosas franquicias, pero la prensa libre estuvo a un paso de desaparecer. La situación venezolana, con la "ley mordaza" pendiendo como una espada sobre la libertad de expresión, apunta en el mismo sentido: terminará aplastándola.

4) El populista utiliza de modo discrecional los fondos públicos. No tiene paciencia con las sutilezas de la economía y las finanzas. El erario es su patrimonio privado que puede utilizar para enriquecerse y/o para embarcarse en proyectos que considere importantes o gloriosos, sin tomar en cuenta los costos. El populista tiene un concepto mágico de la economía: para él, todo gasto es inversión. La ignorancia o incomprensión de los gobiernos populistas en materia económica se ha traducido en desastres descomunales de los que los países tardan decenios en recobrarse.

5) El populista reparte directamente la riqueza. Lo cual no es criticable en sí mismo (sobre todo en países pobres hay argumentos sumamente serios para repartir en efectivo una parte del ingreso, al margen de las costosas burocracias estatales y previniendo efectos inflacionarios), pero el populista no reparte gratis: focaliza su ayuda, la cobra en obediencia.

"¡Ustedes tienen el deber de pedir!", exclamaba Evita a sus beneficiarios.

Se creó así una idea ficticia de la realidad económica y se entronizó una mentalidad becaria. Y al final, ¿quién pagaba la cuenta? No la propia Evita (que cobró sus servicios con creces y resguardó en Suiza sus cuentas multimillonarias), sino las reservas acumuladas en décadas, los propios obreros con sus donaciones "voluntarias" y, sobre todo, la posteridad endeudada, devorada por la inflación. En cuanto a Venezuela (cuyo caudillo parte y reparte los beneficios del petróleo), hasta las estadísticas oficiales admiten que la pobreza se ha incrementado, pero la improductividad del asistencialismo (tal como Chávez lo practica) sólo se sentirá en el futuro, cuando los precios se desplomen o el régimen lleve hasta sus últimas consecuencias su designio dictatorial.

6) El populista alienta el odio de clases. "Las revoluciones en las democracias", explica Aristóteles, citando "multitud de casos", "son causadas sobre todo por la intemperancia de los demagogos". El contenido de esa "intemperancia" fue el odio contra los ricos: "Unas veces por su política de delaciones... y otras atacándolos como clase (los demagogos) concitan contra ellos al pueblo". Los populistas latinoamericanos corresponden a la definición clásica, con un matiz: hostigan a "los ricos" (a quienes acusan a menudo de ser "antinacionales"), pero atraen a los "empresarios patrióticos" que apoyan al régimen. El populista no busca por fuerza abolir el mercado: supedita a sus agentes y los manipula a su favor.

7) El populista moviliza permanentemente a los grupos sociales. El populismo apela, organiza, enardece a las masas. La plaza pública es un teatro donde aparece "Su Majestad El Pueblo" para demostrar su fuerza y escuchar las invectivas contra "los malos" de dentro y fuera. "El pueblo", claro, no es la suma de voluntades individuales expresadas en un voto y representadas por un Parlamento; ni siquiera la encarnación de la "voluntad general" de Rousseau, sino una masa selectiva y vociferante que caracterizó otro clásico (Marx, no Carlos, sino Groucho): "El poder para los que gritan el poder para el pueblo".

8) El populismo fustiga por sistema al "enemigo exterior". Inmune a la crítica y alérgico a la autocrítica, necesitado de señalar chivos expiatorios para los fracasos, el régimen populista (más nacionalista que patriota) requiere desviar la atención interna hacia el adversario de fuera. La Argentina peronista reavivó las viejas (y explicables) pasiones antiestadounidenses que hervían en Iberoamérica desde la guerra del 98, pero Castro convirtió esa pasión en la esencia de su régimen, un triste régimen definido por lo que odia, no por lo que ama, aspira o logra. Por su parte, Chávez ha llevado la retórica antiestadounidense a expresiones de bajeza que aun Castro consideraría (tal vez) de mal gusto. Al mismo tiempo hace representar en las calles de Caracas simulacros de defensa contra una invasión que sólo existe en su imaginación, pero que un sector importante de la población venezolana (adversa, en general, al modelo cubano) termina por creer.

9) El populismo desprecia el orden legal. Hay en la cultura política iberoamericana un apego atávico a la "ley natural" y una desconfianza a las leyes hechas por el hombre. Por eso, una vez en el poder (como Chávez) el caudillo tiende a apoderarse del Congreso e inducir la "justicia directa" ("popular, bolivariana"), remedo de Fuenteovejuna que, para los efectos prácticos, es la justicia que el propio líder decreta. Hoy por hoy, el Congreso y la Judicatura son un apéndice de Chávez, igual que en Argentina lo eran de Perón y Evita, quienes suprimieron la inmunidad parlamentaria y depuraron, a su conveniencia, al Poder Judicial.

10) El populismo mina, domina y, en último término, domestica o cancela las instituciones de la democracia liberal. El populismo abomina de los límites a su poder, los considera aristocráticos, oligárquicos, contrarios a la "voluntad popular". En el límite de su carrera, Evita buscó la candidatura a la vicepresidencia de la República. Perón se negó a apoyarla. De haber sobrevivido, ¿es impensable imaginarla tramando el derrocamiento de su marido? No por casualidad, en sus aciagos tiempos de actriz radiofónica, había representado a Catalina la Grande. En cuanto a Chávez, ha declarado que su horizonte mínimo es el año 2020.

¿Por qué renace una y otra vez en Iberoamérica la mala yerba del populismo? Las razones son diversas y complejas, pero apunto dos. En primer lugar, porque sus raíces se hunden en una noción muy antigua de "soberanía popular" que los neoescolásticos del siglo XVI y XVII propagaron en los dominios españoles y que tuvo una influencia decisiva en las guerras de Independencia desde Buenos Aires hasta México. El populismo tiene, por añadidura, una naturaleza perversamente "moderada" o "provisional": no termina por ser plenamente dictatorial ni totalitario; por eso alimenta sin cesar la engañosa ilusión de un futuro mejor, enmascara los desastres que provoca, posterga el examen objetivo de sus actos, doblega la crítica, adultera la verdad, adormece, corrompe y degrada el espíritu público.

Para calibrar los peligros que se ciernen sobre la región, los líderes iberoamericanos y sus contrapartes españolas, reunidos todos en Salamanca, harían muy bien en releer a Aristóteles, nuestro contemporáneo. Desde los griegos hasta el siglo XXI, pasando por el aterrador siglo XX, la lección es clara: el inevitable efecto de la demagogia es "subvertir a la democracia".

 
At viernes, octubre 14, 2005 9:17:00 p. m., Anonymous Anónimo said...

DESPUES DE ANALIZARLO PROFUNDAMENTE LLEGO A LA SIGUIENTE CONCLUSION: ERES UN PERFECTO MAMAGUEVO. CHAMO TU NO ERES POR CASUALIDAD GALLEGO? POR LO BURRO Y CABRON DIGO.

 
At viernes, octubre 14, 2005 11:20:00 p. m., Blogger El Veneco said...

"DESPUES DE ANALIZARLO PROFUNDAMENTE LLEGO A LA SIGUIENTE CONCLUSION: ERES UN PERFECTO MAMAGUEVO. CHAMO TU NO ERES POR CASUALIDAD GALLEGO? POR LO BURRO Y CABRON DIGO." Esta es el ejemplo clásico de una respuesta que no amerita respeto, este es el tipo de argumento que ustedes dicen me destroza mis ideas y me pone por el suelo? lo que da es risa este pajúo, además del comentario xenófobo

 
At viernes, octubre 14, 2005 11:22:00 p. m., Blogger El Veneco said...

al amigo enrique krauze gracias por dejar ese comentario, lo voy a leer con detenimiento y pronto publicaré un artículo en el cual debatiré sobre el mismo, es más, voy a colocar el tuyo en el principal para que la gente lo vea

 
At domingo, octubre 16, 2005 8:56:00 p. m., Anonymous Anónimo said...

Veneco,tienes el mismo sentimiento de nuestro Presidente Hugo Chavez,admiran y ayudan a los terroristas de la Farc, te felicito por tu valor al aceptarlo de frente como todo un machote,lastima que el Exelentisimo Señor Presidente ,tenga que encubrir esa ayuda ,por asuntos de "estado",seguramente te ha encomendado dejar conocer esos sentimientos,por tu brillante estilo y tu simpatia.

Que todo el mundolo sepa el Veneco es el vocero oficial de la Republica Bolivariana de Venezuela, y de su Presidente, para demostrar,al mundo su admiracion y apoyo a los valientes terroristas de las Farc,socialistas como ellos y unidos en sus sentimientos Bolivarianos.

M.L.

 
At martes, mayo 01, 2007 4:53:00 p. m., Anonymous Anónimo said...

Las clases gobernantes de nuestros pueblos por cientos de años se han vendido al imperialismo de una forma asquerosa, solo para beneficiarse ellos y el semicirculo que les rodea y se olvidaron de las voces de los pobres y los que salieron de la pobreza se avergonzaban de su origen y se convertian en perros guardianes de los opresores para salvaguardar lo obtenido.

Mi padre fue deportado de la Republica Dominicana en el 1964 y por 18 años no le vi, en ese transcurso vivi las experiencias mas desvastadoras que pueda vivir un ser humano junto a mi madre y a mis hermanos, aprendi lo que es ser pobre y tener hambre, el ser blanca y ser rechazada por los de mi raza por ser pobre y el ser rechazada por los pobres por que en su mayoria no eran de mi raza; al volver mi padre le reclame y le dije que por que lo habia metido en politica de izquierda a sabienda de las consecuencias cuando tenia seis hijos, sin saber las tribulaciones a las que nos habia expuesto, su respuesta fue "ustedes eran solo seis, yo siempre luche por los millones que dia a dia pasan lo que ustedes han pasado, si las sociedades fueran sanas ustedes como los otros niños del mundo no hubieran sufrido los rigores de sociedades podridas de explotadores ciegos". Simpre admirare a mi padre.

 

Publicar un comentario

<< Home